Ciudad de México, 3 de febrero (AP/EFE).– La Comisión Nacional de Salud de China dijo este lunes, en su corte de  las 5:55 de la tarde hora de México, que se han registrado 64 muertes más por el coronavirus y hay ya 3 mil 235 nuevos casos confirmados. Esto eleva el total de muertes en ese país a 425 y eleva a 20 mil 438 los casos confirmados.

El Comité Provincial de Salud de Hubei, donde se encuentra la ciudad de Wuham –la Zona Cero del brote– confirmó 64 muertes adicionales y 2 mil 345 casos hasta el corte de este lunes. También confirmó que el total de casos ha aumentado a 13 mil 522 y, al mismo tiempo, la cifra de muertos en esa provincia llega a 414.

De acuerdo con la autoridad sanitaria, 10 mil 990 pacientes han sido hospitalizados en Hubei, incluidos 576 que se encuentran en estado crítico.

Hasta la pasada medianoche local (16.00 horas GMT del lunes), la Comisión indicó que se habían registrado 2 mil 788 casos graves, mientras que 632 personas habían superado con éxito la enfermedad y habían sido dadas de alta.

Por el momento, las autoridades sanitarias chinas aseguraron que habían realizado seguimiento médico a 221 mil 015 pacientes en contacto cercano con los infectados, de los que 171 mil 329 siguen en observación.

Otros países continuaron evacuando ciudadanos de la provincia de Hubei más afectada y restringieron la entrada de chinos o personas que recientemente viajaron al país. La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que el número de casos seguirá creciendo porque hay pruebas pendientes en miles de casos sospechosos.

El presidente de China, Xi Jinping, que presidió una reunión especial del máximo órgano del Partido Comunista del país por segunda vez desde que comenzó la crisis, dijo que “hemos lanzado una guerra popular de prevención de la epidemia”.

NUEVAS MEDIDAS CONTRA EL VIRUS

La agencia AP informó este lunes que China envió personal y equipo sanitario a un hospital recién construido, inyectó dinero en los mercados financieros y aumentó las restricciones de movimiento a la gente en estrictas medidas aprobadas el lunes, para contener tanto un virus que se está extendiendo con rapidez como su creciente impacto.

También se demoró el reinicio del curso escolar para impedir la expansión del virus en Hubei, donde las autoridades construyeron en apenas 10 días un hospital de mil camas en la capital provincial, Wuhan. Estaba previsto abrir un segundo hospital con mil 500 camas en cuestión de días. Las restricciones en una ciudad se endurecieron más, permitiendo que solo un miembro de cada casa saliera al exterior para comprar suministros uno de cada dos días.

Personal médico del Ejército de Liberación Popular llegaba a Wuhan para asistir a los abrumados trabajadores sanitarios y gestionar el nuevo hospital, situado en una zona rural lejos del centro de la ciudad. Sus unidades prefabricadas, a donde empezaron a llegar los pacientes al final de la mañana, contaban con equipamientos y sistemas de ventilación de última tecnología.

Habilitar espacio hospitalario adicional es crucial para detener los contagios, señaló el destacado epidemiólogo chino Zhong Nanshan.

“La falta de habitaciones de hospitales obligó a los enfermos a regresar a casa, lo que es extremadamente peligroso. De modo que tener (camas) adicionales es una gran mejora”, dijo Zhong a la televisora estatal CCTV. https://www.sinembargo.mx